Tipologías


La industria alimentaria ofrece una amplia gama de cereales de desayuno de distintas formas y sabores, destinados a satisfacer los gustos y necesidades de los consumidores de cualquier edad. Todos ellos con unas cualidades nutricionales idóneas para ser incluidos en una dieta saludable.

Cereales infantiles

Esta gama presenta cereales de desayuno que contienen vitaminas y minerales importantes en el crecimiento y desarrollo de los niños (como es el caso del ácido fólico, la vitamina D, el hierro y el calcio), siempre con bajo contenido en grasas.

Los cereales diseñados para el consumo infantil están elaborados generalmente a partir de arroz, trigo o maíz, y suelen contener cacao, miel o frutos secos que aportan nutrientes esenciales y un agradable sabor, motivando a los más pequeños a desayunar. Este detalle es muy importante, ya que la ingesta de cereales de desayuno y de lácteos (leche o yogur) van generalmente de la mano, asegurando así el aporte de calcio durante la infancia.

Cereales para toda la familia

Los cereales de desayuno para toda la familia pueden ser consumidos por todos, desde los mayores hasta los más pequeños, y a cualquier hora del día. Contienen vitaminas, minerales y fibra, facilitando así el aporte de estos nutrientes. Dentro de este grupo encontramos los conocidos corn flakes, que son copos de maíz tostados.

Cereales con fibra

Desde el punto de vista nutricional, se conoce como fibra dietética a la parte de los alimentos vegetales (en su mayoría hidratos de carbono y derivados de los mismos) no digerible por el cuerpo humano. Se encuentra principalmente en el exterior de las semillas, cereales, frutos secos y legumbres.

La fibra constituye uno de los componentes de nuestra dieta que más atención científica ha recibido en las dos últimas décadas por sus efectos positivos sobre la salud de los consumidores y ha propiciado el desarrollo industrial de numerosos alimentos y suplementos dietéticos enriquecidos en fibra. La fibra alimentaria, y en especial la fibra insoluble, por su capacidad de absorber agua, ayuda a prevenir el estreñimiento al incrementar el peso de las heces y a reducir la duración del tránsito intestinal. Además, la presencia de fibra en el intestino puede ralentizar la absorción de los hidratos de carbono, regulando así los niveles de glucosa en sangre que se alcanzan después de las comidas. Junto a las propiedades anteriores, se suma una mejora en el perfil lipídico en sangre.

Existe una amplia gama de cereales a base de copos de trigo integral o salvado. Se caracterizan por poseer un alto contenido en fibra, vitaminas y minerales. Una ración puede llegar a aportar hasta el 50% de la fibra diaria recomendada (30 g diarios). En muchos casos, éstos se combinan con frutas, frutos secos y cacao, que contribuyen por un lado al aumento de fibra, y por otro resultan más apetecibles. Además, los cereales ricos en fibra producen una mayor sensación de saciedad, lo cual puede resultar útil en la prevención y el tratamiento del sobrepeso.

Cereales para cuidar la línea

A pesar de que prescindir del desayuno es una práctica habitual entre quienes pretenden perder peso, los expertos recomiendan precisamente todo lo contrario. El desayuno constituye un hábito esencial para controlar el apetito y, como consecuencia, el resto de ingestas del día. El consumo de cereales, no solo en el desayuno, sino en cualquier momento del día, constituye una fuente de energía saludable con muy poco aporte de grasas.

El desayuno constituye un hábito esencial para controlar el apetito y, como consecuencia, el resto de ingestas del día

Dentro de esta gama están los copos tostados de arroz y trigo. Además, la presencia de ingredientes añadidos como el cacao, los frutos secos o las frutas hacen que estos productos sean deliciosos a la vez que más completos nutricionalmente.

Este tipo de cereales aporta aproximadamente el 50% de algunos minerales y vitaminas necesarios, lo que resulta de mucha importancia cuando se consumen dietas hipocalóricas, dado que se corre el riesgo de no alcanzar las CDR de estos nutrientes.

Snacks a base de cereales para cualquier momento del día

Los cereales ocupan un lugar destacado en el desayuno, pero además, gracias a su formato en barritas, también pueden ser una alternativa saludable para tomar a media mañana y en la merienda, ya que aportan la energía y los nutrientes necesarios para continuar con la actividad diaria.

Se ha demostrado que distribuir el aporte de alimentos en cinco ingestas a lo largo del día puede resultar ventajoso. Los dietistas-nutricionistas recomiendan esta distribución con el fin de evitar pasar mucho tiempo sin comer y hacerlo de manera irregular. La clave está en consumir alimentos ricos en fibra e hidratos de carbono y bajos en grasa, tales como las frutas, bocadillos de pan integral y los snacks saludables de cereales con alto contenido en fibra, que juegan un papel importante en el mantenimiento de los niveles estables de glucosa en sangre.

Debido al efecto estabilizador de los niveles de glucosa sanguínea, se recomiendan también pequeñas y frecuentes comidas para los diabéticos.

Además, los snacks están elaborados a partir de cereales como el arroz, el trigo o el maíz, enriquecidos en ocasiones con trocitos de chocolate y frutas que aportan distintos sabores y hacen más atractivo y agradable su consumo.

Se recomiendan también pequeñas y frecuentes comidas para los diabéticos