Optimización
nutricional


Cereales con fibra

Los cereales se enriquecen en vitaminas y minerales para mejorar la alimentación de cada persona, según sus necesidades.

Con la finalidad de satisfacer las necesidades particulares de la alimentación de determinados grupos de población, la composición de los cereales de desayuno se complementa mediante la adición de nutrientes esenciales.

Este proceso se conoce como fortificación. Los criterios de fortificación utilizados se basan en los hábitos de consumo y las necesidades nutricionales de la población, las leyes y regulaciones nacionales al respecto y por último, la viabilidad técnica.

Los cereales fortificados son un ejemplo de alimento funcional, ya que pueden contribuir a mejorar el estado nutricional y de salud de la población que los consume. Generalmente se encuentran enriquecidos en vitaminas y minerales, para asegurar que cubren una parte importante de la CDR de éstos.

Como resultado del proceso de fortificación, una ración de cereales de desayuno recomendada por el fabricante (30-40 g) suele cubrir una cuarta parte de las CDR de vitaminas y aproximadamente un 20% de la de minerales como el hierro.